La iluminación es uno de los puntos clave del interiorismo. Diferencia ambientes, da calidez a los espacios y en el caso de piezas singulares dotan a ese lugar de un carácter distinguido, como si de una galería de arte se tratase.

La única ventaja que veo al bombardeo de emails de publicidad es que en ocasiones das con marcas interesantes. DRESSLIGHT Barcelona en una firma que atiende a un cliente selecto, exigente y con sensibilidad por las cosas bien hechas.
Propone piezas distintas, delicadas, hechas a medida y de excelente calidad. Se involucran en cada proyecto. Supongo que tengan en cuenta alturas libres, necesidad de iluminación en función a la superficie de la estancia, funcionalidad y armonía con el estilo de cada cliente. 



modelo CRISALIDA: con la colaboración de Antonio Miró.
Base de polietileno vestida con pétalos en seda natural.

modelo KUBRIK: nos traslada a una cena de principios del XVIII con aires rococó.
Las sillas son del diseñador Philippe Starck, modelo “Louis Ghost” en policarbonato transparante.

modelo ETNA: combina madera maciza con cristal pyrex.
Yo colocaría un montón de etnas a diferentes alturas y de diferentes longitudes para simular un bosque de bambús.

modelo COFEE: de cristal opal matizado a la arena.
Un detalle original para hoteles, cafeterías, cocinas…
Me recuerda a la merienda caótica en medio del bosque de Alicia en el Pais de las maravillas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.